Diez “leyendas urbanas” sobre la salud bucodental

La salud bucodental y la salud integral están directamente relacionadas, y en muchas ocasiones el desconocimiento sobre los correctos hábitos bucodentales, dolencias y otros asuntos relacionados, generan confusión y falsas creencias entorno a la salud de la boca, que a la larga pueden hacer de barrera en las estrategias de prevención en niños y adultos para evitar el desarrollo de enfermedades.

La higiene dental no guarda relación con las enfermedades crónicas.

Las dolencias bucodentales comparten factores de riesgo con las cuatro enfermedades crónicas más importantes -enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias crónicas y diabetes- pues se ven favorecidas por las dietas malsanas, el tabaquismo y el consumo nocivo de alcohol.

Los cepillos duros y los enjuagues fuertes limpian mejor.

Se puede obtener un cepillado eficaz con cepillos de consistencia suave o media y evitar el desgaste que el cepillado de cerdas duras produce en los esmaltes. Tampoco es cierto que un enjuague bucal fuerte o con mucho alcohol sea necesario para la salud de las encías. Por otro lado, los enjuagues con alto contenido en alcohol pueden producir sequedad de los tejidos orales al modificar la cantidad y calidad de la saliva.

El mal aliento es algo crónico.

La mayor parte de los casos de halitosis desaparecen al realizar