5 “costumbres” que te dañan los dientes

Dicen que la sonrisa es una carta de presentación, pero hoy tenemos muchos hábitos que pueden afectarla al dañar los dientes. El esmalte dental es la parte más dura de nuestro organismo y la única protección real que nuestros dientes tienen ante los ataques externos, principalmente de la placa bacteriana, por lo que mantenerlo es fundamental para que nuestras piezas dentales puedan seguir luciendo en todo su esplendor.

Fumar es definitivamente es uno de los peores hábitos que perjudican a la salud bucal y al organismo en general, pero hay muchos otros que dañan la dentadura como cepillarnos los dientes justo después de ingerir una bebida gaseosa o comer unas patatas fritas.

1. Cepillarse los dientes inmediatamente después de comer

Se recomienda esperar 20 o 30 minutos para cepillarse después de comer. Desde pequeños nos enseñan lavarnos los dientes después de comer y la realidad es que muchas veces no deberíamos hacerlo de inmediato. ¿Por qué? Porque algunos alimentos tienen un alto contenido de ácido como las patatas fritas, jugos cítricos, bebidas gaseosas y alcohólicas como el vino. “El problema es el esmalte que debido al ácido inmediatamente empieza a perder calcio dejando al diente más blando y el cepillado empeora la situación”, explican los expertos. Se recomienda esperar 20 o 30 minutos para cepillarse ya que da tiempo a que el ácido se neutralice y el calcio que se encuentra disuelto en la saliva vuelva a pegarse al esmalte.

Comerse-las-uñas

2. Morderse las uñas

Las bacterias que se encuentran en las uñas pueden ser la causa de infecciones locales en la boca. Muchas personas tienen el feo hábito de morderse las uñas. Además de no ser higiénico y hacer que los dedos, sufran heridas, este hábito también puede ser muy malo para la salud bucal. Segúnlos expertos, las bacterias que se encuentran en las uñas, además de poder provocar una infección en el aparato digestivo, pueden ser la causa de infecciones locales en la boca.

3. Las piscinas

El cloro puede llegar a ser perjudicial para el esmalte dental. Las piscinas son tratadas con un elevado componente de cloro que ayude a mantener el pH de las mismas y en más de una ocasión nos encontramos con que la cantidad de cloro que se ha utilizado puede llegar a ser perjudicial para el esmalte dental de las personas que en ellas se sumergen. Sin embargo, no hay que alarmarse en exceso ya que según explican, esto afecta, sobre todo, a los profesionales que están en el agua 5-6 horas diarias y a personas que van a la piscina de forma regular para mantenerse en forma. Para estos, el experto recomendó cepillarse los dientes con una pasta dentífrica fluorada y utilizar un enjuague bucal con flúor una vez por semana.

160427104248_dientes_624x351_thinkstock_nocredit

4. Usar los dientes como herramientas

Destapar las botellas de refresco con los dientes es un hábito que fractura y desgasta los dientes. “Lo que está totalmente prohibido es utilizar los dientes como herramientas”, dicen los odontólogos. Destapar las botellas de refresco con los dientes es un hábito que fractura y desgasta los dientes. Estos también se pueden dañar si los usas para abrir frascos de medicinas y envases de cartón o de papel. Y aunque parezca menos dañino, tampoco es recomendable cortar hilos con los dientes. Según los dentistas, aunque no hay tanto riesgo de que se fracture algún diente puede provocar fisuras que no vemos, y con el mínimo impacto el diente se puede romper.

5. Masticar cubitos de hielo

Mucha gente tiene la costumbre de masticar los cubitos de hielo que quedan en el vaso después de terminar una bebida, no obstante es algo que los dentistas desaconsejan. Hacerlo frecuentemente o grandes cantidades puede fracturarlos dientes o producirles fisuras. Los dentistas consideran que las personas que tienen mayor riesgo de ver dañados sus dientes son aquellas que tienen empastes y coronas.