Aplicaciones de rejuvenecimiento con Acido Hialurónico

El día 20 de enero de 2017 tendrá lugar en el Instituto Implantológico Dental Esteve el curso Rejuvenecimiento facial con Acido Hialurónico, destinado a dentistas y médicos. Se trata de una jornada formativa al término de la cual los participantes serán capaces de realizar las técnicas de infiltración más frecuentes en Medicina Estética Facial del tercio inferior: rellenos de surcos nasogenianos, líneas de marioneta, “códigos de barras” y perfilado estético de labios.

Sustancia innata del organismo, forma una fuerte alianza con el colágeno para batallar contra la pérdida de volumen y frenar la aparición de las arrugas producidas por el transcurso de los años. El ácido hialurónico está presente en muchos tejidos y órganos (la piel y los cartílagos por ejemplo), es más longevo que el colágeno, actúa con mayor eficacia en la prevención de las arrugas y genera menos complicaciones alérgicas. A mediados de la treintena su cantidad en el organismo se empieza a reducir, lo que propicia una serie de cambios en los rasgos faciales, mientras que superados los cincuenta el porcentaje de ácido hialurónico se acorta hasta la mitad.

rostro

Su introducción en el mundo de la cosmética tuvo lugar en los noventa, cuando se comenzó a aplicar en los tratamientos antiarrugas. Al inyectarse, los resultados eran instantáneos, al hidratar la piel y otorgarle su volumen natural, además de dotarla de brillo y suavidad. Esto se debe, entre otras cosas, a su enorme idoneidad para retener el agua, lo que ha posibilitado que el ácido hialurónico forme parte intrínseca de los productos antienvejecimiento, principalmente las cremas, gracias a su capacidad para desaparecer pequeñas arrugas y afinar las líneas de expresión.

Por norma general, esta sustancia se suministra en los labios y en las arrugas de su contorno, en los pómulos, en las líneas de expresión de la nariz y la boca y en las patas de gallo. Asimismo, a lo largo de los años los investigadores científicos han profundizado en el estudio del ácido hialurónico y su aplicación en cosmética, lo que ha permitido incluirlo no solo en cremas, sino también en “sérums” y comprimidos que generan un aumento en su producción por parte del organismo.

Otras utilidades

La medicina también aprovecha sus potencialidades, al emplearse como fórmula tópica para la cicatrización de heridas y para recuperar el líquido sinovial en las articulaciones. Además, su capacidad para regenerar convierte a las cápsulas de ácido hialurónico en muy interesantes para deportistas y ancianos.

Origen animal

El ácido hialurónico se extrae principalmente de algunas partes de los animales, como la aleta del tiburón, las crestas de los gallos y algunas articulaciones de ganado vacuno. Como curiosidad, la especie denominada “rata topo desnuda”, que habita en África, es uno de los animales que más ácido hialurónico contiene. Además, es el único ser vivo inmune al desarrollo de tumores, por lo que muchos científicos centran sus investigaciones en buscar la relación entre esta circunstancia y los altos valores de ácido hialurónico.

Fuente: Fly Magazine