Colutorios: Preguntas con respuestas

¿Por qué debemos utilizar colutorios bucales?

Para hacer una correcta higiene bucodental, capaz de eliminar eficazmente la placa dental , no siempre es suficiente con el empleo de métodos mecánicos .

Problemas de cumplimiento y las dificultades que plantean algunas de las técnicas de higiene oral, sobre todo a nivel interdental, están en el origen de este déficit. Por eso, se necesita de la ayuda de otros recursos, como la utilización de los colutorios orales antiplaca-antigingivitis, de fácil utilización por parte del paciente.

Los colutorios se deben utilizar correctamente, y siguiendo las indicaciones del producto (número de enjuagues, tiempo y dosis) y del dentista que lo receta, para conseguir el efecto beneficioso y evitar efectos secundarios.

Los colutorios nunca pueden utilizarse como un sustitutivo del cepillado dental e interdental, sino que son una ayuda auxiliar, sobre todo en las zonas de difícil acceso (zonas posteriores, lengua y en pacientes con falta de destreza). Actualmente se puede elegir entre muchos tipos de colutorios disponibles en el mercado, dependiendo de las necesidades de cada persona en particular y de la recomendación de su dentista. La amplia gama de colutorios orales invita a que los pacientes pidan consejo en la clínica dental para elegir el más adecuado, ya que no se requiere receta médica.

¿Cuándo se deben utilizar colutorios bucales antisépticos?

Los colutorios no están indicados siempre ni para todas las personas. Generalmente, se recomiendan cuando los pacientes no son capaces de cepillarse o como refuerzo y ayuda del cepillado:
1.- Pueden servir de sustitutos puntuales del cepillado y limpieza interdental cuando esos métodos no se pueden realizar de manera temporal o permanente.
2.- Después de realizar cirugía bucal, periodontal o la cirugía ortognática de los maxilares (durante la cicatrización)
3.- En infecciones gingivales orales agudas, cuando el dolor impide la higiene oral correcta Los colutorios antisépticos tienen actividad antiplaca y antigingivitis
4.- En pacientes con minusvalías físicas o psíquicas que les impidan realizar una higiene oral correcta.
5.- Como ayuda de la higiene oral mecánica.
6.- En pacientes periodontales, después del raspado radicular , en personas con periodontitis agresivas junto al uso de antibióticos y durante el mantenimiento periodontal, si no se consigue una buena higiene oral.
7.- En pacientes médicamente comprometidos e inmunodeprimidos predispuestos a infecciones orales como candidiasis
8.- En personas con halitosis
9.- En personas que están siguiendo un tratamiento de ortodoncia con mal control de la placa bacteriana
10.- Para prevención de caries en pacientes con alto riesgo a sufrirla
11.- En pacientes con xerostomía (sequedad de boca), para reducir las cándidas, la placa y aumentar el flujo de saliva
12.- En pacientes con úlceras bucales
13.- En pacientes portadores de prótesis parcial removible
14.- En pacientes con implantes dentales

¿Para qué los podemos utilizar?

Los colutorios se pueden emplear para hacer frente a diferentes afectaciones dentarias: para combatir infecciones bucales (antisépticos), para prevenir la aparición de caries dentales, para el tratamiento de la sensibilidad dental, para el tratamiento de la halitosis (mal olor bucal) y para el tratamiento de la xerostomía (sequedad bucal).

¿Cuáles emplear?

COLUTORIOS ANTISÉPTICOS

Tienen actividad antiplaca y antigingivitis. Se emplean como un recurso de ayuda para el tratamiento de la enfermedad periodontal.

Clorhexidina (CHX) Es el que se emplea más comúnmente. Indicado para el tratamiento de las encías inflamadas. Pasa por ser el mejor y más eficaz agente antiplaca y antigingivitis, pero su uso no puede recomendarse de una manera diaria y crónica debido a sus numerosos efectos secundarios (alteraciones del gusto, tumefacción de la parótida, descamación e irritación de la mucosa oral, aumento de la acumulación de cálculo, tinción de los dientes). Su empleo debe estar indicado por el dentista y no debe prolongarse por periodos largos de tiempo. Los colutorios se deben de utilizar correctamente, y siguiendo las indicaciones del producto y del dentista que lo receta Una vez enjuagada, la CHX se mantiene hasta 12 horas en boca.

El paciente debe esperar media hora entre el cepillado y el enjuague, dado que muchos ingredientes de los dentífricos pueden reducir su actividad antibacteriana. Esto dificulta la correcta utilización del producto. La clorhexidina tiene un efecto antiplaca del 33% y antigingivitis del 26% y actúa frente a bacterias, hongos y virus.

Existe otro grupo de enjuagues destinados a mantener la salud general de la boca, gracias a su composición con agentes desinfectantes que pueden ser empleados de forma diaria y no suelen presentar efectos secundarios ni tinciones.

Los colutorios se pueden emplear para hacer frente a diferentes afectaciones dentarias
Son útiles en el mantenimiento periodontal de pacientes que hayan tenido problemas en sus encías y necesiten complementar su cepillado con un enjuague: aceites esenciales, triclosan y cloruro de cetilpiridinio.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales pueden ser una buena opción a largo plazo porque tienen menos efectos secundarios que la clorhexidina. Sin embargo, debido a su alto contenido en alcohol de algunos de ellos, su sabor puede ser fuerte y condicionar su uso por parte del paciente. Se utiliza como una combinación de aceites esenciales: eucaliptol, mentol, salicilato de metilo y timol. Puede provocar sensación de quemazón y, en ocasiones, tinciones, pero se produce cambio en la percepción del sabor y ningún incremento en la formación de sarro.

Fuente: Dr. Jorge Serrano (Universidad Complutense de Madrid)

Revista Cuida tus encías (SEPA)