Los zumos elaborados, más peligrosos que las “chuches” para los dientes

El consumo de chucherías ya no es la causa principal de la mayoría de los problemas bucodentales en las población infantil, según Alberto Rodríguez, decano de la facultad de Odontología de la Universidad de Granada.

"Ahora, las caries en los menores están provocadas en muchas ocasiones por la toma de bebidas preparadas como batidos o zumos", apunta el experto. Los azúcares añadidos en este tipo de alimentos son "perjudiciales", advierte. "Los niños comen menos chucherías, pero beben más zumos elaborados y esto es la causa, entre otros hábitos, que las cifras de caries no disminuyan", explica Miguel Urquía, odontólogo.

El ph de los zumos suele ser ácido y dañinos para el esmalte, además de los azúcares añadidos, apunta el experto. "Otra costumbre no saludable es dar un vaso de leche con azúcar al niño y que se duerma sin lavarse los dientes", añade. Las meriendas que se alargan también provocan problemas. "El estar siempre comiendo genera una bajada del ph en la boca. Así que esas meriendas eternas, con picoteos, no son buenas", explica Urquía. Este tipo de hábitos hace que las patologías en los menores comiencen antes de los 6 años. Los niños comen menos chucherías, pero beben más zumos elaborados.

Para mantener una salud bucodental infantil óptima, sólo hay que enseñarles cómo hacerlo bien:

  1. Limpia la superficie de las muelas, de atrás hacia adelante
  2. Para la parte exterior de los dientes, coloca el cepillo en un ángulo de 45 grados en dirección con la línea de las encias.
  3. Para limpiar las superficies frontales interiores, mantén el cepillo hacia arriba y haz movimientos suaves de arriba abajo con la punta del cepillo.
  4. No olvides cepillar la línea de las encías y asegúrate de haber cepillado hasta el último diente.