Consejos para cuidar la boca de los más pequeños

El cuidado apropiado de los dientes y las encías del niño incluye cepillado y enjuague diariamente. También incluye hacerse exámenes dentales de rutina y recibir los tratamientos necesarios como fluoruro, extracciones, obturaciones o frenillos (correctores dentales) y otras ortodoncias.

Los dientes y encías sanos son esenciales para la buena salud en general del niño. Los dientes lesionados, enfermos o con desarrollo deficiente pueden ocasionar:

  • Nutrición insuficiente
  • Infecciones dolorosas y peligrosas
  • Problemas con el desarrollo del lenguaje
  • Baja autoestima

CUIDADO DE LOS DIENTES DE UN BEBÉ

Aunque los recién nacidos y los bebés no tienen dientes, es importante el cuidado de la boca y las encías.

Siga estas recomendaciones:

  • Use un paño húmedo para limpiar las encías del bebé después de cada comida.
  • NO lleve al niño a la cama con el biberón de leche, zumo o agua azucarada. Utilice solamente agua para los biberones a la hora de acostarse.
  • Comience a usar un cepillo de dientes suave en lugar del paño para la limpieza de los dientes del niño tan pronto como aparezca el primer diente (generalmente entre los 5 y 8 meses).
  • Consulte con el pediatra si el niño necesita tomar fluoruro oral.

dienteniña

LA PRIMERA VISITA AL ODONTÓLOGO

La primera visita del niño al odontólogo debe ser entre el momento en que aparece el primer diente (5 a 8 meses) y el momento en que todos sus dientes primarios son visibles (antes de los 2 años y medio).
Muchos odontólogos recomiendan una visita de "prueba". Esto puede ayudarle al niño a acostumbrarse a las vistas, sonidos, olores y sensaciones del consultorio antes del examen real.
Los niños que han sido acostumbrados a la limpieza de sus encías y al cepillado de sus dientes todos los días estarán más cómodos en las visitas al odontólogo.

CUIDADO DE LOS DIENTES DEL NIÑO

  • Los dientes y las encías del niño deben cepillarse por lo menos dos veces al día y en especial antes de ir a la cama. Los cepillos de dientes eléctricos limpian mejor los dientes que los manuales.
  • Lleve al niño al odontólogo cada 6 meses y hágale saber si el niño se chupa el pulgar o respira a través de la boca.
  • Enséñele al niño la forma segura de jugar y qué hacer si un diente se rompe o se cae. Si usted actúa rápidamente, con frecuencia puede salvar el diente.
  • Cuando al niño le salgan los dientes permanentes, debe comenzar a usar la seda dental cada noche antes de ir a la cama.
  • Cuando el niño llegue a la adolescencia, es posible que se necesiten correctores dentales o extracciones para prevenir problemas a largo plazo.