Cuenta atrás para el verano

Ya huele a aceite de coco… Sí, estamos a las puertas del verano, y tus rituales y tratamientos de belleza deben adaptarse a las nuevas circunstancias: viento, sol, salitre, cloro. Debes evitar el secador, las planchas, las limpiezas excesivas... Por el contrario, hay otros gestos y tratamientos que sí deberías incorporar porque te ayudan tanto a preparar como a proteger tu cabello y tu piel del sol, y también a evitar la deshidratación o el envejecimiento prematuro.

Exfoliación ligera. Un 'peeling' muy ligero antes del verano prepara la piel. “Las exfoliaciones ligeras no sobreactivan.  Una exfoliación ligera una vez por semana mantiene la luminosidad. Después hay que utilizar siempre SPF con filtros minerales –óxido de zinc o dióxido de titanio-, que hacen una película protectora sobre el rostro y su efecto es comparable al de cientos de pequeñas sombrillas frente al rostro.

+esthetic

Limpieza justa. Debes limpiar la piel del rostro, mañana y noche, con limpiadora y tónico, para eliminar la suciedad, el cloro, el salitre o los restos de protector solar. “Guarda los cosméticos en la nevera para que tengan un efecto tonificante y refrescante en la piel”, aconsejan los esteticistas. Eso sí, añaden, "evita la limpieza excesiva y agresiva del cuerpo, ya que el sol, la sal y el cloro son grandes agresores de su equilibrio hídrico y la pueden debilitar”. Recurre a geles limpiadores sin detergente.
Antioxidantes, Humectantes y Reparadores. Tanto de día como de noche, aplícate sérums y cremas energizantes, así como aceites ligeros, tanto faciales como corporales. Hazte con fórmulas a base de ingredientes antioxidantes, como las vitaminas C y E o el té verde; humectantes como la glicerina, la urea y el bisabolol, y reparadores como el colágeno, la elastina, la soja y los aceites botánicos. “Todos ellos ayudan a contrarrestar las agresiones del sol, el cloro y el salitre, y mantienen el equilibrio hídrico de la piel”, aseguran los expertos.

Para proteger el cabello. El sol, el cloro, el salitre y el viento queman el cabello, lo vuelven poroso, lo decoloran y deshidratan. Lo idóneo es que en esta época del año utilices una línea solar capilar, al igual que lo haces para proteger tu piel. En el mercado tienes champú, acondicionador y mascarilla anticloro y antisal, para reparar la fibra capilar, hidratar y recuperar el brillo después de una jornada de sol, y lociones en spray con SPF para aplicarte mientras tomas el sol y así protegerlo de los rayos UV. Aunque deberías utilizar sombrero y evitar al máximo la exposición directa. Apuesta por productos que contengan aceites preciosos, como el de Monoï, sésamo, oliva, lavanda y germen de trigo, ingredientes superhidratantes y nutritivos, como la manteca de palma y la queratina, y que sean resistentes al agua.

En Dental Esteve podemos ayudarte a ponerte en forma para este verano, así como a tratar cualquier problema estético. Ponte en contacto con nosotros a través del teléfono 966 37 18 20 (Campello) ó 965 37 55 07 (Petrer), o a través del formulario de contacto pinchando aquí.