Diagnosticar apneas del sueño en la consulta del dentista

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud Oral se han publicado los resultados de un estudio que muestra la relación entre el desgaste dentario y el riesgo de sufrir apneas del sueño.

El estudio ha sido publicado recientemente en la prestigiosa revista Journal of Clinical Sleep Medicine y ha demostrado también una relación directa entre la intensidad del desgaste dentario y la gravedad de las apneas.

El síndrome de apneas del sueño consiste en interrupciones repetidas de la respiración (asfixias) durante el sueño de al menos diez segundos de duración. Las apneas pueden repetirse hasta centenares de veces cada noche y llegar a durar más de un minuto, dando lugar a un sueño de mala calidad y no reparador que deteriora la salud, la calidad de vida, el rendimiento laboral y es causa de accidentes de circulación.

Con cada apnea se dificulta la llegada de oxígeno a los tejidos, lo que es causa de hipertensión arterial y problemas cardiovasculares que pueden llegar a ser muy graves.

Se trata de una enfermedad muy frecuente, que afecta al 25% de la población adulta. Entre los hombres, los estudios señalan que el 50% de los hombres entre 30 y 70 años sufren apneas del sueño. Entre las mujeres, en ese mismo rango de edad, el porcentaje es del 25%.

El perfil tipo de un paciente que sufre apneas es el de una persona de mediana edad, que suele quejarse de cansancio y somnolencia durante el día y que cuenta con una historia de ronquidos y repetidas paradas respiratorias durante el sueño, generalmente observadas por su pareja. Sin embargo, más de la mitad de los pacientes con apneas graves no tienen síntomas.

Por este motivo, la comprobación de que el desgaste dental puede ser considerado como un elemento clave en el diagnóstico de las apneas cobra gran interés, pues otorga a los dentistas un nuevo papel en el diagnóstico y tratamiento de la apnea del sueño.

dentistas

Hasta ahora, los métodos tradicionales de diagnóstico consistían en un complejo estudio de sueño, normalmente llevado a cabo en las unidades del sueño hospitalarias (algo nada fácil debido a las listas de espera). Sin embargo, ahora la consulta del dentista puede ser el primer lugar en el que, a la vista de un problema de desgaste dentario, se puede detectar el riesgo de apneas del sueño en un paciente e incluso iniciar un tratamiento en los casos leves-moderados.