Dr. David Esteve Colomina: “Una clínica dental no es una peluquería”

Miles de ciudadanos se han visto afectados por el cierre de "pseudo" clínicas dentales, que lejos de pensar en el paciente tan sólo se preocupaban de la cuenta de explotación del negocio. De esta mercantilización de la salud ya avisaban hace años los profesionales del sector. El doctor David Esteve Colomina lo explicaba muy claro en una entrevista publicada por el diario INFORMACIÓN.

Hace 50 años su padre encabezó el GAED (Grupo Alicantino de Estudios Dentales), volcado en mejorar la formación de los dentistas, profesionales que hoy se enfrentan a la mercantilización de su oficio, las franquicias y la moda por una boca sana.

David-Esteve-2¿Cuál es la situación de la odontología en la provincia?

El nivel de los profesionales de la provincia es muy alto. Muchos miembros del GAED son ponentes nacionales e internacionales. Tenemos a grandes profesionales que ejercen mediante una praxis exquisita y unos medios científicos y tecnológicos de última generación. En la provincia existe la mejor de las odontologías del mundo, no hace falta ser modesto cuando algo es tan evidente. Nadie debe irse lejos de Alicante para tratar su boca, es un error. La tendencia es más bien la contraria: nuestro prestigio profesional hace que muchos pacientes extranjeros vengan a tratarse a nuestros modernos centros dentales. Alicante es un referente internacional en el tratamiento médico y odontológico de calidad.

¿Cómo ven la llegada de nuevos centros privados que puedan ofertar en la provincia estos estudios?

Sólo podemos ver de forma positiva el que nuevos profesionales solventes científicamente se instalen entre nosotros. Sólamente hay un aspecto que los dentistas de vocación vemos muy negativo: la mercantilización y la banalización de la atención al paciente. Cuando a un paciente se le ofrecen tratamientos tipo 3x2 o saldos y regalos absurdos, como si de unos grandes almacenes se tratara, no sólamente se está banalizando una actividad de salud profesional que emana del mismísimo Hipócrates, sino que se está directamente realizando una mala praxis médica, debido a que el énfasis no se está poniendo en el tratamiento más adecuado para el paciente, sino en un coste determinado, en un «regalo» o en no sé qué tonterías, cuando de lo que se trata es de atender a una dolencia o necesidad dental de un paciente. No creo que nadie vaya por ahí mirando si la prótesis de cadera o la válvula cardiaca que le van a poner es de tal o cual marca. Se supone que el paciente confía en su médico. Una clínica dental no es un establecimiento de cosmética, o una peluquería, es un centro sanitario donde se tratan dolencias o enfermedades de la boca, y confundir al público con estas cosas es atacar de raíz a la buena praxis médica. La culpa de esta mercantilización es de los poderes públicos, que no son capaces ni siquiera se plantean regular la publicidad en el ámbito sanitario. También son los políticos los que permiten el crecimiento descontrolado de universidades privadas, que crecen como setas de forma caprichosa, fabricando anualmente oleadas de dentistas en paro. Estos jóvenes dentistas sin trabajo terminan siendo explotados laboralmente por marcas comerciales, empresarios ajenos a la odontología y franquicias que basan su éxito comercial en el marketing masivo en lugar de en la praxis odontológica de calidad y en la deontología profesional. Afortunadamente existe la odontología de calidad y seguirá existiendo, a pesar de las agresiones de unos políticos cortos de miras, más preocupados por el cortoplacismo y la imagen que por apoyar a la sanidad desde un punto de vista de la calidad.

Para todos aquellos alicantinos que no lo conocen ¿qué es el GAED?

El GAED es una sociedad científica desarrollada que tiene más de 50 años. Sus fines son la lucha por una odontología de calidad centrada en el paciente. Para conseguirlo, el GAED organiza actividades científicas y formativas para los profesionales implicados en la práctica odontológica. Llevamos la formación a los cerca de mil dentistas de la provincia y a numerosos profesionales de Murcia, Valencia y Albacete.

¿Por qué está tan de moda ahora la implantología?

Los implantes dentales han revolucionado la calidad de vida de los pacientes edéntulos –con ausencia de dientes-. Antes del desarrollo moderno de los implantes, en muchas ocasiones sólamente las prótesis removibles –de quita y pon– eran posibles. Hoy en día, la inserción de fijaciones o raíces artificiales –implantes– hacen posible que casi cualquier paciente pueda llevar dientes fijos y fuertes para masticar. Alicante fue pionero en la implantología. El doctor Enrique Esteve González organizó en nuestra ciudad dos congresos de la SEI (Sociedad Española de Implantes) en 1963 y 1968, cuando todavía los implantes no estaban ampliamente aceptados a nivel internacional. Sin embargo, un grupúsculo de dentistas alicantinos fue capaz de tener esa visión de futuro. El tiempo le dio la razón a estos dentistas de Alicante, y ahora la implantología es la ciencia más en auge y desarrollo que existe en odontología.

 

Descargar el artículo en pdf

articuloesteve