Las seis correcciones estéticas que más nos preocupan

Los tratamientos de rejuvenecimiento facial son los terceros más demandados por los españoles, después de los de depilación láser y los de eliminación de adiposidades localizadas, según un estudio de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME). Y es que en el cuerpo lo que más nos preocupa es la lorza de grasa y el vello, mientras que en la cara figuran en la lista negra las patas de gallo, la pérdida de volumen facial, las bolsas, las ojeras y las manchas en la piel. Te contamos cómo puedes solucionar estos problemas.

Laser epilation

  1. ¡DEMASIADO VELLO!

El problema: las españolas -y cada vez más españoles- no queremos ni un pelo en las ingles y las piernas a nivel corporal, ni en el bigote a nivel facial, según la experta en depilación láser Josefina Royo. Otras zonas, como el pubis, la línea alba o las aureolas, aunque cada vez tienen más adeptas, todavía siguen en segunda línea, según la doctora Royo.

La solución: la depilación permanente sólo se consigue con equipos de láser. Existe un láser de diodo supersónico, con un tamaño de disparo cinco veces superior a lo normal, que consigue un calentamiento homogéneo en el corazón del folículo, y permite trabajar con mayor energía y total seguridad para la piel. Es el único equipo capaz de eliminar hasta el 50% del vello en una sola sesión. Con dos puede ser suficiente. Y es efectivo en todo tipo de piel, incluso la bronceada.

Obese 12 year old boy measuring himself

  1. ¡MALDITO MICHELÍN!

El problema: El sedentarismo y una alimentación rica en grasas saturadas e hidratos de carbono simples -azúcar refinada, dulces y bollería industrial, y bebidas azucaradas y carbonatadas- son los principales causantes de los acúmulos de grasa de forma localizada. “En las mujeres españolas es más común en las cartucheras, antes de la menopausia, y después de ésta, en el abdomen y los flancos -flotador-”, asegura la dermatopatóloga Adriana Ribé.

  1. ¡ESAS PATAS DE GALLO!

El problema: El contorno de los ojos es la zona que más delata nuestra edad, ya que la piel es más fina y tiene menos glándulas sebáceas que el resto, explica la médico estético Mar Mira. Además, está expuesta a mayor tracción muscular, asegura. De hecho, deberíamos cuidarla antes que el resto de la piel facial.

La solución: La toxina botulínica tipo A. Hay tratamientos de corrección de las patas de gallo moderadas o severas. Debilita, que no paraliza, los músculos que producen las arrugas de expresión. También produce una ligera elevación de la cola de la ceja y evita que las arrugas empeoren con el paso de los años. Se suele combinar con la corrección de las arrugas que aparecen cuando fruncimos el ceño -glabelares-. Los resultados duran 4 meses.

  1. BOLSAS+OJERAS=MIRADA VIEJUNA

El problema: Las ojeras pueden aparecer por causas genéticas o ser adquiridas con el tiempo por trastornos alimentarios (falta de vitamina K), anemia, retención de líquidos, estrés, etc. “Además, en personas con la piel del párpado muy delgada se produce un hundimiento o surco que produce una sombra, lo que acentúa todavía más el problema. Y suelen ir acompañadas de bolsas debajo de los ojos”, según José González Vidal, médico especialista en oftalmología.

La solución pasa por cubrir los surcos con sustancias de relleno reabsorbibles. Normalmente, se combina la infiltración intradérmica con agujas o cánulas muy finas de ácido hialurónico para suavizar el surco e hidratar la piel, con vitaminas -A, B, C, D y E-, minerales, ácidos nucleicos, aminoácidos y coenzimas, para regenerar la piel y eliminar el exceso de pigmento acumulado.

  1. ¡SE ME CAE LA CARA!

El problema: La causa de la flacidez es principalmente la pérdida de volumen óseo y grasa -además, esta se desplaza a otros lugares-, a la que hay que sumar una disminución del espesor de la piel, lo que conlleva una caída de los tejidos y una pérdida de volumen en pómulos y contorno facial.

La solución: Recuperar los volúmenes perdidos con sustancias de relleno reabsorbibles, como el ácido hialurónico o la hidroxiapatita cálcica. Los tratamientos con ácido hialurónico son muy efectivos. Es un ácido natural, reticulado, de alta densidad y con gran poder de elevación, pero sin rellenar. Se pincha, con agujas o cánulas muy finas, a nivel profundo -subdérmico- en los puntos clave de la cara (mentón, mandíbula, pómulos, mejillas, surcos nasogenianos, zona mandibular y surcos de marioneta). También mejora mucho la calidad de la piel.

  1. MANCHAS ODIOSAS

El problema: El melasma es una mancha color café con leche y forma irregular que sale en la frente, mejillas y labio superior. Se produce por fluctuaciones hormonales -embarazo y toma de anticonceptivos, sobre todo- o por una exposición prolongada al sol. Y es muy resistente a los tratamientos; de hecho, suele reaparecer en verano.

La solución: Se combina el barrido de la mancha con un láser fraccionado de baja con el uso de fármacos despigmentantes tópicos -ácido retinoico, hidroquinona o ácido kójico-. El láser realiza múltiples orificios microscópicos en la mancha con el fin de estimular la formación de colágeno y de facilitar la penetración de una fórmula despigmentante personalizada, que permanece expuesta durante cuatro horas. Los días posteriores al tratamiento, hay que aplicarse en casa la misma solución despigmentante, en noches alternas.