Lipoescultura: Cómo modelar el cuerpo

Todas soñamos con el cuerpo perfecto, y parece que los médicos cirujanos han podido cumplirnos varios deseos. Desde los mejores retoques en nuestro rostro para mejorar el aspecto, hasta hacernos adelgazar en una simple cirugía, el karma del cuerpo perfecto se acabó.

La lipoescultura es un procedimiento quirúrgico estético que tiene por finalidad esculpir el cuerpo, con la idea de darle forma atractiva y estilizada. Es importante recalcar que la lipoescultura no es procedimiento para descender de peso, sino modelar el cuerpo eliminando aquellas zonas que ni con dietas ni con ejercicio hemos podido eliminar. En Dental Esteve podemos asesorarte sobre estos tratamientos. Infórmate aquí.

Diferencias entre lipoescultura y liposucción

Normalmente solemos confundirnos una con otra, siendo que en ellas radica una diferencia muy importante. La liposucción en si tiene una definición mucho más amplia, ya que se denomina así a cualquier procedimiento que utilice la tecnología de destruir células grasas y eliminarlas del cuerpo a través de la succión.
En general, la liposucción es utilizada para sacar grandes cantidades de grasa del cuerpo, en especial en esas áreas que se acumula mucha cantidad de células grasas tal como las piernas (muslos), las nalgas, incluso el abdomen.
Sin embargo, la Lipoescultura es una liposucción “menor” ya que se realiza para extraer menos cantidad de grasa y amoldar el cuerpo. Es un procedimiento pensado para atacar aquellas áreas que no son consideradas apropiadas para una liposucción, como la cara, y el cuello.
La confusión radica porque ambos procedimientos, la liposucción y la lipoescultura, utilizan la misma tecnología para eliminar la grasa: primero se licua y luego se retira a través de la succión.

lipo1

Tipos de lipoescultura

En líneas generales, la lipoescultura se puede clasificar en dos grandes grupos: la lipoescultura invasiva y la no invasiva. La invasiva es similar a la liposucción ya que requiere de una intervención quirúrgica. Para ello necesitamos asumir todo el procedimiento, desde una serie de análisis médicos de preoperatorio, la anestesia, y un post-operatorio. Es indispensable acudir a médicos especialistas reconocidas y clínicas de estética que tengan todos los permisos necesarios para realizar las intervenciones.

Mejorar nuestro aspecto exterior es algo natural que se hace en base al deseo de querer tener una apariencia más saludable y ceñida a los estándares de belleza convencionales que hoy en día arrancan más de una mirada, un suspiro y un bonito cumplido.   Es por ello que está tan de moda la Lipoescultura no Invasiva y cada vez son más las personas que se someten a este tipo de procedimiento de por sí muy eficaz y seguro. Sí eres de aquellas/os que aún no se deciden,  en este post encontrarás los tipos de lipoescultura no invasiva y despejarás todas tus dudas, con la finalidad de aventurarte a tener el cuerpo soñado.

Primero debes saber el concepto de lipoescultura no invasiva,pues se trata de una combinación de una serie de tratamientos no-quirúrgicos como la “cavitación” o la “radiofrecuencia”,  ambas tienen el mismo propósito de lipoescultura tradicional que todos conocemos, pero evitándonos los nervios, la ansiedad y la preocupación que puede aparecer en algunas personas cuando escuchan la palabra: Quirófano. Es así que libre de bisturí, anestesia y largos y engorrosos procesos de recuperación puedes tener el físico que tanto anhelas. No obstante se requiere de cuidado y disciplina constante, pues la buena alimentación y el ejercicio juegan un rol fundamental para el equilibrio de nuestro físico.

lipo3

A su vez, dentro del grupo de lipoescultura no invasiva se encuentran varias técnicas. Dependiendo del tipo de tratamiento que sea necesario se pueden realizar: ultracavitación, mesoterapia, láser de diodo, y por última la radiofrecuencia. En base a la necesidad, el tipo de cuerpo y el tipo de grasa, se elegirá correctamente cuál es el tratamiento a seguir. Todos varían en tiempo, forma y costos. Sin embargo, los resultados que se muestran con todas estas técnicas son muchos menores que los que obtenemos con la lipoescultura invasiva. Esto se debe a que el tratamiento ataca los tejidos adiposos de forma indirecta, desde el exterior de la piel, lo que hace que sea un proceso más lento y menos directo.

Hay quienes afirman que las técnicas de lipoescultura no invasiva son una ayuda para las dietas y el ejercicio. Diferente a la lipoescultura quirúrgica la cual presenta una solución inmediata al eliminar la grasa desde adentro.  Más allá de los fines estéticos, que suelen ser bastante necesarios para algunos trastornos alimenticios o incluso, psicológicos, la lipoescultura es beneficiosa para todo el cuerpo y la salud.

El hecho de eliminar grasa de nuestro cuerpo tiene efectos muy positivos para la salud y para el bienestar en general. En primera instancia reduce las probabilidades de sufrir en un futuro enfermedades cardíacas, o la enfermedad de diabetes y colesterol, incluso ciertos tipos de cáncer. Aunque no está pensada para eliminar grandes cantidades de grasa, la lipoescultura ayuda a eliminar grasa localizada que no desaparece con dietas ni con ejercicio.