Mantener una correcta salud de las encías es clave en la prevención y control de la Diabetes

La salud bucodental juega un papel importante en la prevención y control de la diabetes. Recientes estudios promovidos por la Federación Dental Internacional y el Consejo General de Dentistas demuestran que existe una relación bidireccional entre la salud oral y la diabetes, siendo causa y efecto de esta patología, que afecta en la actualidad a 415 millones de adultos. Los pacientes que padecen periodontitis podrían tener diabetes de tipo 2 con mayor frecuencia que aquellos con las encías sanas. Del mismo modo, los enfermos diabéticos con enfermedad gingival severa empeoran su diabetes debido a que la inflamación crónica periodontal libera unas sustancias inflamatorias y estas originan una resistencia a la insulina. Las revisiones dentales regulares podrían ayudar a detectar precozmente la diabetes y mejorar el control de ésta en los que ya tienen una diabetes diagnosticada.

diabetes-777002_1280

La diabetes es una enfermedad crónica que aumenta en todo el mundo, debido fundamentalmente al rápido incremento del sobrepeso, la obesidad y la falta de actividad física. Las cifras son preocupantes: en la actualidad, esta patología afecta a 415 millones de adultos y se espera que en 2040 se incremente hasta los 642 millones. Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Diabetes, el Consejo General de Dentistas quiere incidir en la importancia de una buena salud bucodental para prevenir y controlar esta enfermedad. Es esencial que aquellos pacientes ya diagnosticados mantengan una correcta salud bucodental para evitar la aparición de problemas relacionados con esta enfermedad, como la periodontitis, el exceso de acumulación de placa bacteriana o las úlceras orales persistentes. Del mismo modo que la diabetes puede empeorar las enfermedades periodontales, aquellos pacientes que presentan periodontitis tienen mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2 que aquellos con encías sanas. La causa es que la inflación crónica periodontal libera unas sustancias mediadoras de la inflamación y estas originan una resistencia a la insulina, llevando al paciente diabético a un peor control de su enfermedad. Además, recuerda que la enfermedad de las encías progresa más rápido cuando la diabetes está mal controlada.

Para Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas, “cada vez hay más evidencias de la relación bidireccional entre la salud de las encías y otras enfermedades sistémicas. En el caso de la Diabetes, las revisiones bucodentales son muy importantes ya que no solo permiten detectar enfermedades de las encías, ayudando a controlar el nivel de glucosa, sino que también contribuyen a que el dentista pueda detectar precozmente pacientes con diabetes.” La Federación Internacional de Diabetes estima que en el mundo hasta 193 millones de personas, o cerca de la mitad de todos los adultos que vivían con diabetes en 2015, desconocen que tienen la enfermedad. Muchos de estos casos son de diabetes tipo 2.

En esta edición, la FID ha elegido el lema ‘Ojo a la diabetes’ para concienciar sobre la importancia de la detección de la detección de la diabetes tipo II para poder modificar su curso y reducir el riesgo de complicaciones. Durante 2015, 5 millones de personas fallecieron a causa de la diabetes.