Mesoterapia: Medicina estética “a flor de piel”

Con el nombre de Mesoterapia se conoce la técnica médica terapéutica, que bien se podría denominar de forma más simplista y comprensible como intradermoterapia, terapia intralesional o infiltraciones intradérmicas.

Aunque más conocida como Mesoterapia, se trata de una forma de tratamiento médico inyectivo alopático, intradérmico, y locorregional.

Dicha práctica se fundamenta en la realización de infiltraciones o inyecciones intradérmicas y superficiales de medicamentos. La idea principal es la de traspasar la barrera epidérmica, depositando localmente en la dermis una dosis baja de medicamentos, siempre en superficies corporales relativamente pequeñas (local o locorregional), pero en la cantidad suficiente como para tratar dichas zonas, evitando los posible los efectos secundarios derivados del empleo de éstos, al ser dosificados de forma más adecuada y rentable y aprovechar la acción de “depósito” de esta vía, lo que permite dilatar en el tiempo nuevas administraciones de fármacos, consiguiendo prolongar su efecto terapéutico o curativo.

meso3

En el Instituto Implantológico Dental Esteve realizamos este tipo de tratamientos médicos, tanto para conseguir efectos estéticos como médicos. Si quieres más información visita nuestra página web o envía tu consulta a través de este formulario.

Queda aclarado, pues,  que se trata de una técnica inyectiva, es decir invasiva, entendida como acto médico. Para ello se emplean pequeñas agujas, microcánulas o micropunturas (dermo-rollers). Igualmente, las infiltraciones se pueden realizar de forma puramente manual (unidad mano-jeringa-aguja) o asistida (pistolas automáticas, pens dosificadores de punción o incluso inyectores a presión como el conocido dermo-jet).

La definición de la técnica también incluye el tipo de medicamentos a utilizar: la alopatía, es decir, aquellos medicamentos presentes en la farmacopea tradicional, en su forma inyectable, pero con la necesidad de ser compatibles por esta vía. Los fármacos empleados son muy variados y evidentemente se basan en el trastorno médico por el que se prescriben. Desde antibióticos, antiinflamatorios esteroideos o no, analgésicos, vasodilatadores, flevotónicos, inmunomoduladores, vitaminas… productos todos ellos refrendados por los sevicios de farmacovigilancia nacionales e internacionales. Por todo ello no se trata de una medicina blanda, o antimedicina, como algunos han querido ver en ella, sino de una forma de terapia médica más sensata, ecológica y directa.

meso2