Productos que no debería tener tu pasta dental

Cepillarse dos o más veces al día los dientes es lo recomendado por la mayoría de cada dentista. Nos cepillamos para tener una mejor salud bucal, evitar problemas como las caries o las bacterias e incluso intentar tener los dientes lo más blancos posibles. Por eso usamos una pasta de dientes que se amolde a nuestras necesidades. El problema es que muchas de ellas tienen ingredientes potencialmente dañinos que a la larga pueden afectarnos. Sobre todo lo más importante que debemos tener en cuenta es que debemos fijarnos en aquellas pastas que tengas elementos que consideremos perjudiciales para nosotros.

pasta-dientes

El primer ingrediente de la pasta de dientes del que os vamos a hablar es el Triclosan. Es un aditivo antiséptico que se usa para evitar la aparición de la gingivitis. La FDA (Administración de Alimentos y medicamentos) de Estados Unidos ha dado el visto bueno a la utilización de este elemento en algunas pastas, pero su uso generalizado puede generar resistencia bacteriana sobre los antibióticos. Un estudio de la Universidad de California del año 2014 determinó la relación entre el triclosán y la fibrosis hepática y el cáncer en ratones. También cabe destacar que una investigación reciente sugiere que se podrían desarrollar alergias a alimentos como por ejemplo los cacahuetes.

El segundo ingrediente son las microperlas, que son unas pequeñas bolas de plástico no tóxicas que sirven para mejorar el lavado de los dientes. Cuando estas microperlas entran en contacto con las plantas o los peces y después la ingiere el ser humano pueden afectarnos a nuestro estado de salud. En el año 2017 ya no se podrán utilizar en EEUU.

El tercer compuesto es el SLS. El SLS o Lauril sulfato de sodio cada vez más se encuentra dentro de nuestra pasta de dientes. Es un agente espumante que incluso puede aparecer en productos como el champú. El problema que puede afectar a nuestra salud bucal es que irrita el tejido blando de nuestra boca.

Para elegir una buena crema dental entre tanta variedad que hay en el mercado lo mejor es consultar con el dentista. Él te aconsejará el producto que más se adapte a tu dentadura, a alguna posible patología que encuentre y a tu salud bucodental.