PRP: Plasma rico en plaquetas aplicado a la medicina estética

El plasma rico en factores de plaquetas -también conocido como PRP-  es una técnica de medicina regenerativa que permite usar los factores de crecimiento presentes de forma natural en las plaquetas de la sangre del paciente para estimular la regeneración de las estructuras de la piel. Se trata de una técnica segura debido a su naturaleza autóloga: es decir, que las plaquetas y sus factores de crecimiento provienen del propio paciente.

Empezó a utilizarse en odontología y en traumatología por su capacidad de regeneración de tejidos, aunque ya se utiliza también con éxito y seguridad en medicina estética. Este tratamiento está indicado para el rejuvenecimiento facial,  su tratamiento y prevención, para la eliminación de microarrugas faciales, manos y escote, para la mejora de la tonicidad cutánea, el aumento de la luminosidad cutánea y mejora de la textura, tacto, tono y brillo facial.

plasma-rico-en-plaquetas

Los tratamientos a base de PRP pueden mejorar en general la calidad de la piel, ya que la liberación de estos factores de crecimiento plaquetarios en la dermis acelera los mecanismos de reparación y estimula la producción de colágeno, lo que se traduce en una menor flaccidez, menos arrugas finas e hidratación profunda. Sus efectos no son inmediatos: empiezan a notarse unas semanas después.

El procedimiento es el siguiente: Se extrae sangre del paciente, generalmente del brazo, como si fuera una analítica rutinaria. La evolución de la técnica permite que sean cantidades muy pequeñas las necesarias. Se centrifuga esa sangre inmediatamente, para separar la zona de plasma rica en plaquetas del resto de componentes que no nos interesan. Se aspira selectivamente la zona del plasma en la que están las plaquetas. Se rompen entonces las plaquetas añadiendo calcio, de forma que liberan sus factores de crecimiento en la solución. A continuación, se recoge esta solución rica en factores de crecimiento plaquetarios y se inyecta en la zona a tratar mediante múltiples inyecciones con una aguja muy fina.

plasmaautologo

Quedan descartados los efectos adversos porque el Plasma Rico en Plaquetas es un preparado realizado con la propia sangre del paciente (autólogo), evitando de esta forma el riesgo de infección o transmisión de enfermedades, reacciones alérgicas y además, por su composición rica en factores hemostáticos, evita la formación de hematomas.

El tratamiento es indoloro, aunque se pueda utilizar anestesia local; se realiza de forma ambulatoria y no presenta ninguna incompatibilidad con el día a día, salvo la exposición al sol de manera continua, sobre todo en verano. De hecho, cualquier tratamiento de la piel sea o no estético, requiere la no sobreexposición al sol fuerte.