Sensibilidad dental: Qué es y cómo tratarla

¿Qué es la sensibilidad dental?
Es un dolor corto, agudo y transitorio, que proviene de la dentina expuesta; que se produce en respuesta a estímulos térmicos, táctiles, químicos u osmóticos. Básicamente es el dolor que se experimenta en los dientes cuando bebemos, cuando inhalamos aire frío por la boca, cuando nos tocamos un diente....

Woman with angry facial expression

En Dental Esteve tenemos la solución a este problema que, de no tratarse a tiempo, puede empeorar el estado de salud bucodental general.

La dentina queda expuesta bien por un desgaste de la superficie dental o bien por retracción del tejido gingival y exposición de las raíces. Como estas raíces no están cubiertas con esmalte, los miles de túbulos diminutos que van al centro del nervio dental (pulpa) quedan expuestos. Cuando el calor, frío o una presión toca esos canales, se siente el dolor. No prestar atención a sus dientes sensibles puede derivar en otros problemas bucales (Por ejemplo, peor cepillado dental y por lo tanto aumento de caries y de enfermedad de las encías).

¿Cómo sé si tengo dientes sensibles?
Si alguna vez tuvo una sensación dolorosa en sus dientes después de beber o comer alimentos o bebidas calientes o frías, eso significa que usted ha tenido dientes sensibles. Esta suele ser una situación común, ya que uno de cada cuatro adultos en los Estados Unidos sufre esta afección que con frecuencia, aparece y desaparece en distintos momentos de la vida.

dientessensibles

¿Cómo tratar los dientes sensibles?
Lo primero y más importante, es que se lo comente a su dentista o higienista. Los dientes sensibles generalmente pueden tratarse con éxito. Su dentista le prescribirá un gel o un enjuague con flúor. Intente usar cremas dentales con fórmulas especiales para dientes sensibles. Pregúntele a su odontólogo qué producto para dientes sensibles es el adecuado para usted.

Asegúrese de cepillar sus dientes correctamente, pues en caso contrario puede desgastarlos y con ello hacerlos más sensibles. Un cepillado con presión excesiva, una prótesis parcial mal ajustada, el tratamiento de ortodoncia.. pueden producir abrasión dental.