¿Son seguros los cupones descuento online en servicios de salud?

El auge de las compras a través de Internet goza de uno de sus mejores momentos, de tal forma que las compañías que venden determinados productos o servicios participan cada vez más en determinadas plataformas digitales con el objetivo de ofrecer cupones descuento u otras promociones a los usuarios para captar clientes. Le ley de la oferta y la demanda se cumple con este nuevo modelo de negocio con total naturalidad.

El problema en muchas ocasiones aparece cuando los servicios que se ofrecen en estas webs están relacionados con la salud de las personas. De hecho es muy frecuente la recepción de correos electrónicos que ofrecen descuentos de clínicas dentales en la realización de una limpieza bucal o un blanqueamiento dental.

Es un tipo de servicio que los profesionales sanitarios colegiados no valoramos positivamente desde hace tiempo. El presidente del Consejo General de Dentistas de España, Óscar Castro, afirma  que, en lo que se refiere a este tipo de plataformas digitales, “no hay control en absoluto”. De hecho, añade este especialista, cualquier clínica dental puede presentar cupones descuento y ofertarlos sobre determinados servicios de odontología. “Pero claro, una cosa es ofertar un viaje de fin de semana o una cena romántica con tu pareja, y otra algo que atenta contra la ética profesional, la compra anticipada de cupones descuento sobre tratamientos bucodentales sin que el paciente tenga un diagnóstico previo”, dice.

En este sentido, Castro señala el riesgo que en determinados casos puede existir para la salud del usuario o paciente. “Por ejemplo, para la realización de un blanqueamiento profesional en una clínica, lo primero que hay que comprobar es que no existan caries, ya que puede haber daños absolutamente irreversibles”, advierte. Asimismo, alerta de que en muchas ocasiones se podría “provocar un dolor tremendo al paciente con consecuencias irreversibles”.

Desde el Consejo General de Dentistas abogan por “la seriedad, el rigor y la ética profesional”, por lo que se posicionan en contra de que se manipule al potencial cliente con ofertas mercantilistas. “No se puede confundir a un facultativo con un comerciante, por lo que no se puede estar haciendo ofertas de 2x1 o descuentos del 50% como si estuvieses vendiendo detergentes o salchichones”, concluye Óscar Castro