Terapia fotodinámica: El poder de la luz

Uno de los servicios que ofrecemos en la clínica Dental Esteve es el tratamiento fotodinámico. Además de la estética, este tipo de tratamientos están indicados para algunas enfermedades de la piel.

La Terapia Fotodinámica es un tratamiento selectivo para algunos carcinomas de la piel, como el carcinoma basocelular superficial y algunas lesiones precancerosas, como la queratosis actínica (lesiones rojizas rasposas que, además de ser precancerígenas, dan un aspecto antiestético a la piel, mostrándola más envejecida). Ésta es una de las principales manifestaciones del fotoenvejecimiento y de cáncer de piel.

El tratamiento consiste en la aplicación sobre la lesión de una crema de metil-aminolevulinato (agente fotosensibilizante). Después, se cubre la zona con un apósito oclusivo que se retira al cabo de 3 horas.

Más tarde, se ilumina con una lámpara especial que activa las porfirinas intracelulares, estimulando la liberación de una serie de radicales libres e iniciandose así la destrucción de la lesión que hay que tratar.

fototerapia

¿Cómo es el tratamiento?

Un tratamiento de terapia fotodinámica es relativamente sencillo. El día del tratamiento se retiran las costras de la lesión, se aplica la crema y se deja cubierta durante 3 horas. Durante este período, el paciente puede regresar a su casa o trabajo. A su regreso, se retira la crema y se procede a iluminar la zona que hay que tratar durantre aproximadamente 10 minutos. En la mayoría de los casos, se requieren dos sesiones de tratamiento. Excepcionalmente pueden requerirse sesiones adicionales.

Durante la aplicación de la luz, el paciente puede acusar picor, ardor, calor o dolor que se alivian con el uso de aire frío, agua fría en aerosol o algún anestésico de uso local. Después del tratamiento, puede tener picor o ardor durante uno o dos días. Además, pueden aparecer inflamación, costras y piel bronceada que mejorarán durante los días siguientes.

La herida debe mantenerse cubierta durante 24 horas, ya que durante este período el área tratada es sensible a la luz. El paciente puede ducharse normalmente, debiendo mantener seca la herida. En caso de dolor, puede tomar paracetamol u otro analgésico que le prescriba el médico. También debe seguir los cuidados locales indicados por el médico.

La costra se desprende alrededor de 7 a 10 días tras la iluminación. La piel se cura en 2 a 3 semanas después de la iluminación. Puede producirse eritema y edema. Después de 3 meses la piel es, en general, completamente normal.

Puedes consultarnos si tienes dudas sobre este tratamiento aquí.

fotodinamica